fbpx

Importancia de la REHABILITACIÓN ORAL

Hoy les compartiremos 2 claves muy sencillas para el manejo de la ansiedad, algo que en este momento en el mundo agobia a más del 90% de las personas, es muy sencillo, solo necesitas algunos minutos. La primera clave es algo tan sencillo y básico como la respiración: nos quedamos sentados al borde de la silla, con los pies firmes en la tierra y alargamos la columna para que los pulmones se ensanchen completamente; la respiración todo el tiempo va a ser por la nariz, llevamos las manos al bajo vientre (una encima de la otra) con los hombros muy relajados. Tomamos aire por la nariz, inflamos el bajo vientre; cada uno a su ritmo natural y se vuelve a soltar el aire por la nariz. Cuando se sientan esos momentos de ansiedad, comenzamos con esa respiración desde el bajo vientre, elevando ese aire hasta el pecho. Se puede hacer durante un minuto, muy conscientes, conectándose con el regalo más maravilloso que es el aquí, el ahora; la respiración nos enraíza al presente ya que cuando estamos ansiosos es porque nos quedamos en el pasado, vamos a estar ubicándonos en el aquí, en el ahora a través de la respiración. La siguiente clave para liberarnos de la ansiedad es un movimiento muy sencillo: nos relajamos y vamos a llevar las manos a atrás del espaldar de la silla. Nos sostenemos firmes de la silla, muy conscientes de cada parte de nuestro cuerpo,  vamos a abrir el pecho y llevamos la cabeza hacia atrás, hasta donde podamos, expandiendo el corazón (abriendo), apertura de pecho y ahí nos quedamos respirando de la misma manera, inhalando profundo, desde el bajo vientre y volviendo a soltar el aire por la nariz; se pueden quedar 20 segundos en la posición de apertura, de oxigenación, de liberación, haciendo mucho énfasis también en la exhalación…Y descansan.

La siguiente clave para liberarnos de la ansiedad es un movimiento muy sencillo: nos relajamos y vamos a llevar las manos a atrás del espaldar de la silla. Nos sostenemos firmes de la silla, muy conscientes de cada parte de nuestro cuerpo,  vamos a abrir el pecho y llevamos la cabeza hacia atrás, hasta donde podamos, expandiendo el corazón (abriendo), apertura de pecho y ahí nos quedamos respirando de la misma manera, inhalando profundo, desde el bajo vientre y volviendo a soltar el aire por la nariz; se pueden quedar 20 segundos en la posición de apertura, de oxigenación, de liberación, haciendo mucho énfasis también en la exhalación…Y descansan. La apertura de pecho es una posición que expande porque la ansiedad genera precisamente contracción y rigidez muscular. Al realizarla y llevar la cabeza hacia atrás también nos permite activar una parte del cerebro que ayuda a generar esa liberación esa ansiedad.

- Advertisement -

Tendencias

Artículos relacionados