Terapia dirigida o terapia blanco

Terapia dirigida o terapia blanco

Bienvenidos a Tu Salud Guía. El día de hoy tenemos un tema muy interesante para todos los que se tienen que enfrentar a tratamientos con el cáncer: ¿Para qué sirve la terapia blanco o en qué consiste y cómo esta terapia personalizada puede luchar contra el cáncer?

El día de hoy voy a presentarles algunas de estas respuestas para poder tener una idea general de qué estamos hablando hoy en día en la lucha contra el cáncer.

Soy la doctora Dolores de la Mata, radioncóloga, jefe de El Centro de radioterapia en el centro médico ABC en la ciudad de México, México.

En toda la modernidad que estamos hoy, en investigación en la lucha contra el cáncer vamos a escuchar que hablamos de terapias personalizadas, todo el tratamiento individual, de la genética y de las plataformas.

Para intentar explicar un poco qué es una terapia dirigida, una terapia blanco; cuando nosotros analizamos o estudiamos el cáncer en general, hacemos una biopsia, la vemos al microscopio y decimos que ahí hay células que no se están comportando como las que nosotros conocemos que son normales, sino que están haciendo un poco lo que quieren y con esto ya decíamos que había un cáncer, podríamos saber de qué tipo era, si era de mama o de colon. Lo que intentamos ahora a nivel molecular es algo que ustedes les recuerda tanto del DNA o del genoma humano o de algunos receptores, todos recuerdan que la célula tiene un núcleo, un citoplasma y una membrana, son tres partes que tenemos en nuestra célula, pues la membrana de las células tumorales hemos encontrado que muchas veces tiene algunas antenitas que es parecido a la alergia, como unos anticuerpos y esas antenas son las que nos van a dar una pista sobre que estas células tumorales se tratan de un tipo u otro y la diferencia que hay en estas terapias blanco, es que estas antenitas que hay dentro de nuestras células tumorales, pueden aparecer las mismas para un cáncer de mama o de colon o un cáncer gástrico.

¿Cómo sabemos esto?

Cuando nosotros vemos también al microscopio y ponemos estos marcadores, somos capaces de buscar esas antenitas de forma concreta y decir si ese tumor tiene esas antenas o no, esas antenas se pueden llamar receptores de estrógenos, receptores de progesterona, GER 2, FGR, una serie de acrónimos que por supuesto no van a aprender el día de hoy, pero esa información o esas antenitas de terapia blanco quiere decir que si ese tumor tiene esas células, hemos descubierto unos fármacos que van solamente contra esas antenas, se unen y las matan.

Cuando nosotros damos quimioterapia estamos dando un tratamiento intravenoso parecido a un antibiótico que va a llegar a todas las células del cuerpo y va a matar a las células que se dividen más rápido, puede matar a las células tumorales, pero también mata a otras sanas y eso se convierte en efectos secundarios; la ventaja que tenemos cuando usamos esta terapia blanco está dirigido solamente a las células que están expresando o que tienen esas antenas en su superficie, vamos a poder disminuir los efectos secundarios y a maximizar con esa dosis, una terapia anticelular o una muerte celular mucho más efectiva y duradera en el tiempo.

Lo que estábamos comentando es que cuando nosotros hacemos una terapia dirigida ya sea a las células de la membrana y hay otras partes de la célula que podemos encontrar de la célula tumoral que se ven, a veces no solo en el microscopio sino también a nivel molecular podemos ver algunas mutaciones como el genoma humano que se analizaba si había alguna alteración. Cuando vemos alteraciones ya también hoy con las plataformas nuevas, podemos hacerlo de forma muy rápida y conocer qué parte de la célula, del núcleo, del DNA no funciona bien y también tenemos esas terapias dirigidas. Esos medicamentos lo que hacen es que solamente funcionan bloqueando esa parte de la célula, pueden ser con inyecciones (intravenoso) o en pastillas y lo que van a hacer es llegar a todo el cuerpo, pero solamente van a atacar esas células que tenemos ahí.

La quimioterapia puede ser intravenosa o hay algunas que son en pastillas y lo que va a hacer es llegar a todo el cuerpo y no va a ser capaz de discriminar solamente unas células, va a tener una acción igual,  generalizada en todo el cuerpo, pero no siempre va a atacar las células tumorales, puede atacar otro tipo de células y lo va a hacer a expensas de mayores efectos secundarios y estos efectos en quimioterapia hacen que los esquemas en general, sean más cortos en el tiempo por la tolerancia y las terapias blancos nos permiten inhibir estas células que se pueden usar los medicamentos porque tienen un perfil o una forma de administrar con menos efectos secundarios de forma más larga en el tiempo y así controlar enfermedades  en etapa 4 que sabemos que se llama metastásica. Hay un momento en el que la quimioterapia hay que dejarla de poner y las células vuelven a crecer, la terapia blanco es capaz de mantenerse en el tiempo durante años e inhibir esa replicación y controlar la enfermedad durante mucho más tiempo, a veces el doble o triple.

Las terapias blanco casi fueron como una caja de pandora, cuando llegaron nosotros nos sentimos muy satisfechos de poder encontrar no solamente la forma de las células y sus marcadores, sino poder conocer su comportamiento y dijimos, si ya sabemos qué molécula es la que no está funcionando y encima tenemos un fármaco contra esa, ya lo hemos solucionado.

A mí me gusta muchas veces explicarle a mis alumnos que, por ejemplo, en el cáncer de pulmón en el 2013 empezamos a utilizar estos marcadores moleculares y si hacemos un análisis de cuántas alteraciones se encontraron en esas células pudimos descubrir más de 100 – 200 alteraciones, pensamos que habíamos descubierto un fármaco y resulta que dentro de todas esas células tumorales había hasta 80 opciones diferentes de las cuales para el fármaco o que fueran candidatas a recibir ese medicamento, a lo mejor es un 5% o en el mejor de los casos un 15% de la población, pero también les quiero decir que en el 2000 no éramos capaces de reconocer más que una o dos moléculas para todos los tumores que había en el mercado.

En realidad hoy día estamos en un momento de expansión del conocimiento en cuanto a las células cancerígenas y cuántas alteraciones hay que podamos bloquear, es algo que va a cambiar seguramente en este año y dentro de cinco años; si yo les hablo de qué estamos haciendo hoy día, podemos encontrar en el mercado más de 80 moléculas que van dirigidas de una forma concreta a una de estas moléculas o alteraciones que captan estas antenitas que les decía yo en la célula, de forma concreta y de hecho, dentro de esas para los antibióticos de resistencias podemos encontrar lo que se llaman inhibidores de la molécula, inhibidores de FGR o de VFGR y encontramos de primera, segunda o tercera generación y hemos sido capaces en estos, no llegan ni 10 años, estamos hablando de esta terapia en acción en cáncer de pulmón, de mama o en tumores gástricos en los que hemos visto que también estas células aprenden a saltarse ese stop y somos capaces de generar otras que vuelven otra vez a inhibir ese tipo de molécula. En realidad, les hablaría de todos, podemos encontrar inhibidores de GER 2 que es una molécula muy conocida en cáncer de mama, pero que también se usa en cáncer gástrico.

Hoy día estamos haciendo algo que se llama cambio de paradigma, antes estábamos pensando que el cáncer de mama se trataba de una manera, el cáncer de colon nos íbamos más por la anatomía de donde estaba el origen del tumor y seguramente dentro de 10 años no estaremos hablando de eso, sino que primero haremos un análisis de cuáles son las moléculas que tienen ese tumor, esas células alteradas y encontraremos cuál es el fármaco que mejor las inhibe, entonces el GER 2 puede estar en un cáncer gástrico o en un cáncer de mama o en un cáncer de esófago y según cuál sea esa molécula lo que esté alterada, empezaremos a tratar a los pacientes con ese fármaco, pero como ven puede ser algo tan grande o tan chiquito porque es grande el número de variabilidad de moléculas, pero chiquito por desgracia porque no todos los pacientes son candidatos o tienen esa mutación, no la encontramos y muchas veces vamos a acudir a consulta o recibir un análisis con la esperanza de tener algunas mutaciones y nos podemos encontrar que eso no pasa en el 100% de los casos y tenemos que entender que si somos candidatos con esa mutación, hemos encontrado una respuesta y muy probablemente cada mes o dentro de años estaremos encontrando muchas otras, pero en la mayoría de ustedes si tienen algún diagnóstico de cáncer no se sorprendan si hoy día su doctor, además, de la biopsia les dice que les va a enviar a hacer un análisis molecular y genético para conocer el comportamiento o qué molécula está alterada dentro de su tumor y saber si tenemos alguna de ellas en el mercado que puede ayudar a que esas células no crezcan.

La terapia dirigida o terapia blanco es una acción en la que de repente ya puedo hacer el núcleo, o sea, puedo hacer el DNA o las aspitas de los receptores están produciendo una molécula y lo que hace la terapia blanco es identificar esa molécula y bloquearla, eso es un equivalente con todas las diferencias a cuando tenemos alergia y lo que hace nuestro organismo es con las vacunas empezar a enseñarle que eso es algo extraño y lo mata; cuando usamos quimioterapia lo que va a hacer es matar células, cuando usamos una terapia blanco lo que va a hacer es bloquearla, reconocerla como un extraño porque es una célula tumoral y de hecho, no estamos hablando tanto de inmunoterapia, pero dentro de este tipo de terapias blanco o de tratamientos contra el cáncer novedosos también estaría esta inmunoterapia. La inmunoterapia a diferencia de la terapia blanco o muy parecido, busca también un marcador molecular de la célula que le dice que en general lo que hace es que cuando tenemos un campo, las células lo que hacen es saltarse esos mecanismos, eso quiere decir que nuestro organismo no se dio cuenta de que había una infección y nos infectamos porque nuestro sistema inmune no lo encontró; cuando en un tumor empiezan a crecer estas células hemos encontrado unas moléculas que se llaman PD1 o PL1 y que están en la superficie de estas células y hemos encontrado un medicamento que se llama inmunoterapia que lo que hace es explicarle a nuestro sistema inmune y ese medicamento también lo hace, es bloquear esas células y decirles ustedes no deberían estar aquí, ya las hemos encontrado y lo que hace el sistema inmune es tratarlas.

Generalmente cuando alguien dice que le van a curar de un cáncer le operan o le dan quimioterapia o radioterapia, lo que hacemos es usar una herramienta externa, le damos una pistola para matar del cáncer, aquí lo que estamos haciendo nosotros es en inmunoterapia es decirle a nuestro propio organismo que luche contra el cáncer, le estamos enseñando otra vez a reconocer esas células y eso está haciendo otro mecanismo de lucha contra el cáncer y de terapia blanco muy exitoso y con un comportamiento y efectos secundarios completamente diferentes, de hecho, algunos de estos se parecen mucho a enfermedades que se llaman autoinmunes, pero  es algo mucho más general, yo les quisiera explicar simplemente que estas terapias blanco lo que hacen es reconocer a las células de forma concreta, les damos una señal, les vamos dirigiendo muy bien dónde tienen que ir y en la mayoría de los casos nuestro propio organismo en inmunoterapia es capaz de eliminarlo, que eso es algo muy novedoso en la lucha contra el cáncer, ser capaces nosotros mismos, no con algo externo de volver a luchar contra esa enfermedad.

Las terapias blanco o terapias dirigidas, inmunoterapia, CAR-T, todas las terapias personalizadas en la lucha contra el cáncer son una cajita de pandora, en realidad, tú tienes un cáncer y no sabes cuáles de esas mutaciones ni el médico cuando está en la consulta tiene todavía ese dato, es por eso muy importante que ustedes entiendan que cuando van a la consulta les van a solicitar además de una biopsia, que se realicen algún estudio complementario de perfiles moleculares o genéticos, algunos de ellos se hacen en sangre, otros se hacen sobre el tumor o la biopsia que les han hecho, somos capaces de analizar ese comportamiento molecular y en un tumor, lejos de encontrar tres cosas porque eso sería muy sencillo y el cuerpo humano no es tan sencillo, lo que va a encontrar es algunas veces esas mutaciones, si las encuentra normalmente ya sabemos cuáles buscar, se buscan tres o cuatro, buscamos con las que tenemos un fármaco porque en realidad si lo hago ahora mismo en el mundo, estamos haciendo algo parecido al genoma humano, estamos intentando analizar todas las mutaciones de cada tipo de tumor para ir buscando diferentes moléculas, pero mientras eso pasa que eso es la investigación, estamos en el mundo de un tratamiento, lo que les van a buscar sus médicos es justamente si usted es candidato o sus células tumorales tienen alguna mutación candidata a las moléculas que tenemos y eso no pasa en el 100% de los tumores, a veces pasa en un 5%, en otras en un 15%, en otras en un 30% que es la probabilidad de tener estas esas mutaciones o de ser candidato a la terapia blanco es muy heterogénea depende del tumor y depende de la etapa de la enfermedad, en la mayoría de los casos solamente se usan en etapas avanzadas, en etapas 4 y en las etapas tempranas algunos fármacos ya se están investigando de inmunoterapia sobre todo de mantenimiento para prevenir que vuelva a aparecer la enfermedad.

El perfil de efectos secundarios de las terapias blanco es muy variado, entonces podemos escuchar en algunos casos que a diferencia de la quimioterapia en la que estamos esperando que el paciente se sienta más cansado, se caiga el cabello o le bajen las defensas, las terapias blanco son en general (porque son totalmente diferentes unas de otras) mejor toleradas algunas de ellas o la mayoría pueden ser en pastillas o es una inyección corta, no hay que estar pasando tampoco días en el hospital, pueden llegar a tener menos efectos secundarios, no les bajan tanto las defensas, pueden tomarla durante mucho tiempo y hay algunos que producen más diarrea, otras que producen efectos en la piel, pero son cosas muy concretas, o sea cada fármaco el médico les va a explicar cuál es su efecto secundario porque aquí sí es algo otra vez mucho más concreto, no es tan general.

Cuando hablamos de inmunoterapia, antes estaba anticipando el comportamiento que tiene nuestro cuerpo a veces es como si fuera una reacción alérgica, algunos pacientes pueden llegar a tener reacciones de fiebre o de cansancio o algunos órganos como la hipófisis o sea algunas glándulas, pueden llegar a tener una reacción diferente. Es muy importante que se entienda que cada fármaco va a tener ese efecto, su médico les va a explicar ampliamente cuál es, qué signos de alerta tiene que esperar, pero creo que estamos ante unos fármacos mucho más nobles, mejor tolerados y que no tienen un fin o un precio que pagar para la lucha contra el cáncer; lo que estamos buscando hoy para todos ustedes es una lucha con mejor calidad de vida, con un perfil de seguridad para todos y efectividad mucho mejor.

Esta información que hemos compartido el día de hoy, nos despedimos y esperamos que haya resultado de su interés.

- Advertisement -
- Advertisement -

Tendencias

Artículos relacionados