fbpx

Psicólogos y Odontólogos juntos en consulta

La relación que se puede ver entre psicología y odontología se nota claramente cuando tratamos con pacientes con trastornos de ansiedad o que tienen alguna sintomatología depresiva; estos pacientes generalmente presentan sintomatología fisiológica, por ejemplo el bruxismo es muy claro en los problemas de ansiedad y cuando se trata la sintomatología de ansiedad se ha observado notoriamente que remite también la sintomatología de bruxismo que como sabemos, tiene una incidencia en los tratamientos odontológicos en otros síntomas del paciente, como por ejemplo, dolores a nivel de la mandíbula, es una relación transparente que cuando se puede hacer un trabajo interdisciplinario los resultados son mucho más evidentes que cuando se hace solo de una parte.

El psicólogo hace la parte del manejo de los síntomas de ansiedad que al paciente le genera el hecho de tener sus músculos tensionados; cuando manejamos la ansiedad, el paciente se puede sentir más relajado y al momento de sentirse más relajado, la sintomatología desde el punto de vista de la  odontología no es tan grave o no se dañan los tratamientos ya que el paciente aprende a manejar esa parte de sus músculos que están generando tanta tensión y de esa manera el odontólogo puede hacer su parte de corrección o lo que tenga que hacer por los efectos que ya haya tenido la sintomatología; además, se mantienen los resultados del tratamiento dado que el paciente ya puede estar un poco más tranquilo.

No es usual que el paciente vea el trabajo interdisciplinario, o que yo reciba por ejemplo, remisiones de parte de los odontólogos, a veces en conversatorios que se dan, se ha planteado la necesidad de hacer un trabajo interdisciplinario específicamente en la relación que hay entre el bruxismo y la ansiedad por ejemplo, pero no es usual que se den ese tipo de remisiones. Sería muy importante que desde el punto de vista del Estado y el Sistema de Salud pudiéramos ver la pertinencia de trabajar en esos programas de prevención por ejemplo, que no nos lleven ya en el caso de la ansiedad a que el paciente llegue a un bruxismo con una pérdida importante a nivel odontológico, sino que haya una parte preventiva que reduzca toda la parte del tratamiento ya remedial donde el paciente además ha sufrido un daño no solamente físico, sino que a nivel psicológico ya está todo el deterioro de la preocupación por su presentación personal, por no querer relacionarse mucho con otras personas lo cual nos llevaría también a una problemática más amplia, porque ahí es donde encontramos también esa correlación con la depresión y otras problemáticas a partir de algo que podría prevenirse si trabajamos desde la parte psicológica.

- Advertisement -

Tendencias

Artículos relacionados