Distancia en (Kilómetros) 50

Prevención dental en niños

  1. Página principal
  2. Odontologia
  3. Dr. Juan Diego Mejia
  4. Prevención dental en niños
788e0953-3d1f-477f-b41f-50e7d77baf13
Una de las preguntas más típicas que recibimos es, ¿a qué edad se podría empezar a llevar el niño al odontólogo?
 
Sería muy interesante si se pudiera conversar con las mamás en el último trimestre de gestación, si ellas empiezan a adquirir unas conductas y unos hábitos saludables, eso se lo van a enseñar al bebé. Cuando el bebé nace sería muy bueno traerlo al odontólogo para ver esos rebordes, paladares, paladar blando, paladar duro, frenillo, muchas de las condiciones con las que el niño puede nacer, incluso puede nacer hasta con dientes, llamados natales o neonatales. Todos esos cuidados mientras más rápido se empiecen, mejor, porque se van a convertir en un hábito.
 
Hábitos como el del biberón tratar de quitarlos al año, como el dedo, esto es muy discutido y la literatura muestra cómo varias aproximaciones donde dice que es mejor inducir al niño a que utilice la chupa al dedo porque es mucho más fácil luchar o controlar un hábito de algo que es externo a algo que el niño tiene en la mano. El manejo de los hábitos es muy importante, mientras más rápido se pueda ver un bebé ni siquiera por qué está enfocado en hacer un tratamiento, simplemente para que vamos desarrollando esos hábitos saludables, si se crean hábitos para estar aliviados, siempre se va a mantener aliviado, no acostumbrarse como en la mayoría de los casos a consultar cuando algo duele.
¿Dónde radica la prevención?
Desde el mismo momento que la mamá está en gestación porque de la forma en que ella se cuide, se asume que es la forma en cómo ella cuidará a su bebé. La odontología no es simplemente la ciencia que se pone en práctica cuando se tienen dientes, la encía hay que cuidarla, la mamá tiene que hacer masajes en los rebordes, debe estar pendiente de la erupción de los dientes, de la forma de los paladares, de si el niño está succionando o no, de si tiene los frenillos traccionantes, ella se puede dar cuenta si no está logrado una buena alimentación materna. La prevención hay que inculcarla desde que la madre está en gestación, ir contándole todos los cuidados que debe tener, una vez el bebé nace, también todos los cuidados que hay que tener en él, que cuando nazca el primer diente la mamá esté tan experta que ya sepa qué hacer.
El tetero se ha convertido en el enemigo público número uno, pero es más por la falta de cepillado después de esas alimentaciones con bebidas azucaradas en especial las que se utilizan en la noche, lo ideal es que el bebé no se quede con la boca sucia.
 
Después vienen las enseñanzas o los hábitos que creemos en los niños con respecto a lo que llamamos “el mecato” o los dulces que cotidianamente consume, el dulce hace parte de la infancia de un niño, pero también los hábitos saludables; si se le enseña a un niño a que no coma en exceso los que son azúcares que no son de buena degradación en la boca, por ejemplo, que consuma más helados, chocolates, frutas, son muchas fuentes de carbohidratos donde el niño puede adquirir la energía para su crecimiento, pero un poco lejos de esas bebidas demasiado azucaradas, donde si el niño se acostumbra a consumirlas, después es muy difícil que las controle.
 
La caries es una patología que es multifactorial que no solo depende de lo que comamos ni de los hábitos que tengamos, del entorno, de la susceptibilidad de cada uno, todos somos diferentes, hay niños que pueden comer mucho dulce y no ser tan susceptibles a la caries, ningún paciente se podría tratar de forma igual. Es importante entender que cada paciente es un mundo diferente y que lo que hagamos va a ser para que ese niño esté sano. La prevención es un trabajo y mantener los pacientes sanos, también.
 
Para concluir es fundamental controlar los hábitos, formar hábitos saludables y tratar que el niño tenga su desarrollo lo más normal posible.
Juan Diego Mejía Roldán

Juan Diego Mejía Roldán

Autor desde:  30/03/2020

Se prestan servicios en odontologia pediatrica integral, odontologia para el bebe, ortopedia funcional de los maxilares, tratamiento especializada de defectos del esmalte (Hipomineralizaciones de molares e incisivos), pacientes con necesidades especiales y medicamente comprometidos

Deja un comentario