fbpx

Coaching Ontológico organizacional

Coaching Ontológico organizacional

Hola amigos de Tu Salud Guía, lo prometido es deuda y estoy aquí para compartir con ustedes el primer tema de la secuencia de vídeos que vamos a estar viendo, el coaching ontológico organizacional, les compartiré dada mi experiencia en las organizaciones acompañando líderes equipos, cuáles son los conceptos básicos que debes tener en cuenta al momento de tener un proceso de coaching organizacional.

Una organización logra verdaderos cambios cuando todos sus colaboradores se transforman y esto es una responsabilidad de cada líder, de cada cabeza, es importante que ustedes reconozcan, tú como líder y tú como colaborador, que los responsables somos todos, esta relación es 50-50. Les quiero invitar a ustedes, líderes, a sentirse unos seres vulnerables, yo me he encontrado con algunas personas que vienen a proceso y se sienten realmente como los superhéroes, pareciera ser que a los líderes y a mí me pasó; yo tenía que tener la solución a todo, la respuesta a todo y no es así, es importante que involucres a tu colaborador para que también haga parte de la solución, sin embargo, si yo en la vida he aprendido, por ejemplo, en mi caso que yo asumo la responsabilidad de todo lo que pasa en mi hogar, incluso asumiendo un rol de papá y mamá, seguramente esto también lo voy a repetir en la organización, lo más importante aquí es que tú reconozcas que esa vulnerabilidad, ese no sé, ese sentir miedo, ese sentir una emoción que a veces no es validada en el mundo organizacional ni en la cultura, ¿Ustedes han visto un jefe diciendo que tiene miedo? eso es muy difícil de encontrar, el jefe siempre está alegre, optimista, está para todo el mundo o todo lo contrario, está gruñón, molesto, quejándose, así que, aquí es el punto medio, cómo tú vas a lograr en este proceso que identifiques cuáles son esas necesidades que tienes para ponerlas al servicio, para que las trabajes y puedas acompañar un equipo de trabajo. Desde allí se logra algo súper importante y es la confianza, un líder presente, un colaborador presente. A veces, cuando una organización llega a mí pidiendo resultados de índole económica o de índole relacional, trabajo en equipo, liderazgo, encuentro unas organizaciones tal vez logrando unos resultados económicos muy buenos y cuando entró allí, resulta que sí están cumpliendo la meta, pero la gente está absolutamente cansada, agobiada, angustiada y con miedo, acá no cuenta solamente el resultado cuantitativo, cómo está tu gente, cómo se está gozando esto que está haciendo o no, o por el contrario, es un una angustia, un conflicto, pero eso a mí no me importa, lo que me interesa es que la gente cumpla y otra premisa importante en estas épocas de pandemia, es que la gente está trabajando más de lo normal; las personas en la casa como tienen su escritorio no terminan a las 5:00pm ni a las 6:00pm, siguen. Aquí los invito, líderes, revisen, chequeen ese punto, porque usted también necesita velar por la calidad de vida de sus colaboradores y usted colaborador, pare, el trabajo no se va a acabar, el trabajo siempre va a seguir, es decir, si usted termina a las 05:00pm, le van a quedar cosas para el otro día, no necesariamente tengo que terminar todo ya; todos estos juicios y paradigmas que tenemos frente a esto están en tu interior como se los mencioné en el primer vídeo, eso tiene que ver con mi ser y ahí es donde es necesario hacer un doble clic para que tú sueltes esos juicios y puedas dar un paso adelante distinto a lo que estás haciendo hoy, que tal vez crees “que estás feliz, pero resulta que no es así”

Otro paso importante que les quiero compartir es cuál es el estado de ánimo de tu equipo de trabajo. Para que un equipo de trabajo logre verdaderos resultados, necesita estar en el entusiasmo, a veces normalmente lo que yo me encuentro es, equipos resentidos o en resignación, no hay otra posibilidad ¿por qué? ¿por qué no toman decisiones? o ¿por qué no tomamos decisiones, tanto líderes como colaboradores? por temor a que no tenemos el dinero para vivir, para pagar, para sobrevivir.

Un proceso de estos invita a que tú asumas el protagonismo de lo que realmente quieres en la vida. Yo les voy a contar mi experiencia personal, después de ocho años de trabajar en una empresa muy grande tomé la decisión y mi salario era muy bueno, pero tomar esa decisión me requirió a mí hacer un proceso profundo, un proceso en donde yo realmente identificara cuáles eran mis miedos y cuando entendí que yo podía asumir esto desde otro lugar y ser mamá y trabajar independiente, ese día tomé la decisión, pero se requiere realmente que yo indague acá, que yo explore dentro de mí y que por supuesto, confíe en mis talentos, en esto que yo sé y eso es un autoconocimiento.

Otro de los puntos importantes para tener en cuenta en un proceso y que veo como una gran ventaja es que los líderes aprenden a conversar y los colaboradores también. Las conversaciones de retroalimentación en cualquier relación son transversales, es imposible y esto pasa muchísimo: líder, cuéntele a su colaborador qué no está haciendo bien, cuéntele que está haciendo bien. Yo me encuentro personas que me dicen yo no sé si estoy haciendo el trabajo bien o no lo estoy haciendo bien; es necesario que usted retroalimente y no retroalimentar al final del año, cuando usted ya le va a decir cumplió, no cumplió; cada dos meses que usted haga un proceso de estos, siéntese con su colaborador, pregúntale cómo te sientes y que usted también le pueda preguntar a su colaborador ¿qué estás viendo de mí? para eso se requiere coraje, trabajo y les cuento he tenido líderes que llegan, “No Gloria, yo no soy capaz de hacer eso, a mí nunca me enseñaron eso” y al final terminan haciendo unas devoluciones y unas conversaciones de retroalimentación hermosas. Hay una herramienta que muchas organizaciones conocen, es la evaluación 360° a mí muchas veces me la aplicaron, me entregaban los resultados y yo decía, ¿yo qué hago con esto?

Hoy cada vez más las organizaciones se están ocupando de potenciar esas herramientas, yo mido, pero también acompaño, esa es una responsabilidad de todos y si tu jefe no lo hace, tu líder no lo hace, hazlo tú, también tenemos que invertir en nosotros, buscar un tercero que me muestre lo que yo tal vez no estoy viendo, esas competencias que están bajitas en esas evaluaciones hay que subirlas y no solamente por la organización, esto es un regalo para ti y no solamente en este campo organizacional, esto va a impactar todas las áreas de tu vida.

Ahora, les voy a compartir este que es bien importante, la resolución de conflictos. Cuando un equipo puede conversar de lo que no le gusta, se convierte en un equipo de alto rendimiento, esto tiene que ver mucho con el campo emocional, cómo yo puedo conversar de lo que no me gusta, de lo que me molesta, de lo que me incomoda, así sea del jefe, aprender estas herramientas y tener esta habilidad te permite a ti y a todo el equipo, tener alto rendimiento y un alto impacto en los resultados, no solamente económicos, sino en los resultados relacionales que son bien importantes en una organización; todo esto que les he hablado apunta a uno fundamental que es la cultura organizacional. La cultura son los valores, todo lo que se gesta alrededor de todos esos seres humanos que están ahí, tanto líderes, como colaboradores.

Hay tres valores que yo quiero rescatar acá porque me los he encontrado profundamente y la gente los pone: la compasión, la humildad y el respeto. En esos corrillos que se forman en las organizaciones en donde hablamos es aquí y no lo ponemos público porque nadie nos ha enseñado a poner una conversación de algo que no nos gusta, esos corrillos no ayudan a que la organización avance porque eso se queda aquí entre nosotros y nadie para eso, si alguien viene y me dice, ¿pero si viste como llegó el jefe hoy?, el otro le dice “Ay, pero es que él se mantiene así” le sumamos cada vez más a eso. ¿Qué estará pasando con el líder? ¿Qué estará pasando con ese colaborador que llegó triste? y la gente lo mira, está triste, ¿pero por qué está triste?, los problemas de la puerta para afuera, aquí se viene feliz, no es así. Todo esto cada vez más está cambiando en las organizaciones, debemos tener muy presente que estos valores los gestamos todos y los hacemos desde la humildad, entender que el otro tiene dificultades y si el otro los tiene ¿qué tal si yo le pregunto? ¿qué tal si yo amablemente me acerco a mi líder? ¿me acerco a mi colaborador y le pregunto cómo estás hoy? ¿no te veo bien? ¿estás bien? ¿esas preguntas sí se dan? o buenos días y paso y páseme el informe.

Yo los quiero invitar en este cierre a que revisen estos puntos, chequéenlos, dense  el permiso de hacerse esas preguntas si están o no ahí y si no, atreverse a preguntar, a hacer un proceso que les permita abrir el horizonte y a que ustedes y sus colaboradores, todos en la organización, tengan resultados en pesos claro que sí, eso cuenta, pero también esto es un tema de responsabilidad social y familiar, qué tan feliz está su colaborador aquí, qué tan feliz está haciendo usted a esa familia que está detrás de su colaborador

- Advertisement -

Tendencias

Artículos relacionados